() ()

Portada del sitio > Dans la presse > Histoire de l’Amérique ibéro-indienne > España en el suroeste de los EEUU: De Cabeza de Vaca a Juan de Oñate (...)

Fray Marcos de Niza

España en el suroeste de los EEUU: De Cabeza de Vaca a Juan de Oñate (I)

Domingo 5 de abril de 2015

Zip - 745.5 KB
España en el suroeste de los EEUU: De Cabeza de Vaca a Juan de Oñate (I)

Extracto sobre Fray Marcos de Niza

Las siete ciudades de Cíbola

Lugares en España, como San Juan de la Peña y San Urbez en Huesca, Monasterio de la Hoz en Guadalajara, San Miguel del Fai en Barcelona, Virgen de la Peña en Tosantos Burgos, Ermita de San Tirso y San Bartolomé en Las Merindades, Santos Justo y Pastor en Olleros de Pisuerga, debieron estimular la imaginación de los españoles que vieron por primera vez los asentamientos pueblos.

Lugares en España, como San Juan de la Peña y San Urbez en Huesca, Monasterio de la Hoz en Guadalajara, San Miguel del Fai en Barcelona, Virgen de la Peña en Tosantos Burgos, Ermita de San Tirso y San Bartolomé en Las Merindades, Santos Justo y Pastor en Olleros de Pisuerga, debieron estimular la imaginación de los españoles que vieron por primera vez los asentamientos pueblos.

Otro mito, como el de las minas del rey Salomón, que estimuló a los españoles a ir ‘más allá’, fue la leyenda de las Siete Ciudades de Cíbola. Este mito procede de la Reconquista: hacia el 1150, cuando los moros tomaron Mérida y otras ciudades extremeñas, se dijo que siete obispos y varias familias huyeron y, tras embarcar en Portugal, navegaron hacia occidente, donde alcanzaron una tierra en la que fundaron siete ciudades en las que abundaba el oro y las piedras preciosas.

Los informes que ofreció Cabeza de Vaca a su regreso, en los que aparecían esas ciudades de piedra, refrescaron ese mito de tal modo que el Virrey Mendoza encomendó una exploración en septiembre de 1538 a Fray Marcos de Niza, cuya experiencia ya era importante, pues había recorrido Santo Domingo, Guatemala y Perú, donde acompañó a Pedro de Alvarado. El franciscano salió de San Miguel de Culiacán, en donde le despediría el Gobernador de Nueva Galicia, una de las divisiones del territorio novohispano, Francisco Vázquez de Coronado. Caminó hasta el golfo de Baja California y luego hasta Cíbola, en Nuevo México.

Itinerario del viaje realizado por fray Marcos de Niza en 1539 en busca de las legendarias Siete Ciudades de Oro de Cíbola y Quivira, expedición que se organizó por iniciativa del virrey de Nueva España, Antonio de Mendoza, después de escuchar los relatos de Álvar Núñez Cabeza de Vaca sobre la existencia de una gran ciudad habitada por guerreros invencibles, a la que la llamada a la aventura en búsqueda de la riqueza identificó inmediatamente con esa vieja leyenda medieval de Cíbola y Quivira, ciudades construidas en oro y llenas de riquezas. Aunque Fray Marcos nunca la encontró, si que escuchó nuevos relatos de los indios sobre ella, pero estos se referían a la ciudad de Acoma, ciudad que era considerada inexpugnable. Francisco Vázquez Coronado la buscaría y la encontraría, maravillándose de su construcción, pero nadie volvería allí hasta sesenta años después. Coronado fue bien recibido, los hombres de Oñate no tendrían el mismo recibimiento.

Se cree que el fraile relacionaría su destino de contactar con los indios con los que había tratado Cabeza de Vaca, y la búsqueda de las Siete Ciudades de Cíbola, con los siete pueblos zuñi que había en ese momento. La expedición regresó un año después, llegando a la capital, Ciudad de México, el 2 de septiembre de 153

Ver en línea : Alerta Digital