() ()
ESPAPRENDER
ESPAPRENDER
Un blog saisissant pour apprendre l’espagnol à tous les niveaux

Portada del sitio > Entretenir son espagnol par la presse écrite et audiovisuelle > * France et international > La batalla campal de París avergüenza a Francia

PSG

La batalla campal de París avergüenza a Francia

Miguel Mora París 14 MAY 2013 - 19:29 CET

Miércoles 15 de mayo de 2013

La derecha pide la dimisión del ministro del Interior, Manuel Valls, mientras los socialistas afirman que los ultras del PSG protestaban contra la política del club

La plaza de Trocadero era este martes la imagen de la desolación tras la batalla: cristaleras rotas, paradas de autobús quemadas, un coche incendiado, los turistas sacando fotos del escenario bélico, y los empleados de los cafés y las tiendas intentando limpiar los restos de los brutales incidentes que han avergonzado a Francia. Las escenas de guerrilla urbana empañaron el lunes por la noche la masiva celebración del título de Liga del PSG y han obligado a suspender los actos previstos –un paseo por el Sena y la visita al ayuntamiento-. Y mientras la oposición conservadora pide la dimisión del jefe de la policía de París y del ministro del Interior, Manuel Valls, a los que acusa de “amateurismo”, Laurent Fabius, el titular de Exteriores, ha admitido que los incidentes “ofrecen una imagen lamentable de Francia en el extranjero”.

Los altercados, saldados con una treintena de heridos y 40 detenciones, se iniciaron poco después de que los jugadores del PSG subieran al escenario que había montado el club en la céntrica plaza de la capital. En cuestión de segundos, dos centenares de ‘hooligans’ lanzaron un ataque brutal y acabaron con la alegría de las 15.000 personas –muchos de ellos niños-, que vitoreaban a Ibrahimovic, Pastore, Lavezzi y compañía.

Durante casi dos horas, los grupos violentos lanzaron todo tipo de objetos y proyectiles contra los antidisturbios, destrozaron cafés y tiendas, arrancaron señales urbanas e incendiaron cuanto pudieron. La reacción de la clase política ha consistido hoy en tratar de buscar responsables y en interpretar la barbarie como si escondiera algún mensaje cifrado.

Algunos dirigentes socialistas sostienen que los ultras quisieron manifestar su repulsa contra la política del club, propiedad de la familia real de Catar, que ha vetado la entrada al estadio a los aficionados más violentos, y acusaron más o menos veladamente al ultraderechista y xenófobo Frente Nacional de estar tras los violentos. La UMP, el principal partido de oposición, piensa que se trata simplemente de “camorristas que intentaban sembrar el caos”, mientras el ministro Valls se defiende de las críticas afirmando que es una “sutil mezcla” de ambas cosas.

El alcalde del distrito XVI de París, el conservador Claude Goasguen, ha exigido al ministro barcelonés que abandone su puesto. “No era complicado prever desde mediodía que las bandas habían venido a armar bronca”, señaló, “estamos ante un mero problema de orden público”, ha dicho Goasguen, que subraya que la “incapacidad” del ministro y del jefe de policía, Bernard Boucault –señalado hace semanas por la severa actuación de las fuerzas del orden contra los manifestantes contra el matrimonio homosexual-, es “evidente” porque solo desplegaron a 800 antidisturbios. Boucault ha alegado en su defensa que “una fiesta donde hay mucha policía no es una fiesta”.

Interpelado en la Asamblea Nacional, el ministro Manuel Valls ha acusado a la derecha de “elegir la calle contra el Parlamento” durante las manifestaciones contra el matrimonio gay, y de “callar ahora frente a los ultras y camorristas que desafían las leyes y la autoridad”. Y ha resumido: “El orden ha cambiado de campo, ustedes están por el desorden, y nosotros por el orden republicano”.

Dentro del Partido Socialista, el diputado François Rebsamen, aspirante a ocupar la cartera de Valls si se produjera una hipotética crisis de Gobierno, ha afirmado que hubiera sido mejor convocar la fiesta en el Parque de los Príncipes para no dejar entrar a los ultras. Por su parte, Marine Le Pen, líder del FN, ha reprochado a los socialistas su “laxismo” ante “la gangrena de los bárbaros que no tienen nada que ver con los aficionados de un club deportivo”.

Las interpretaciones seguirán apareciendo durante días. La gravedad de los incidentes en un día que debía ser una fiesta refleja el creciente descontento que sienten muchos franceses ante el alto desempleo y la persistente recesión económica. Una encuesta reciente estima que tres de cada cuatro franceses creen posible un estallido social.

Francia -
Artículo publicado por Martes 14 Mayo 2013 -

Motines y vándalos arruinan la fiesta de los hinchas del PSG en París

Por RFI

Los hinchas del PSG querían celebrar este 13 de mayo su primera copa de la Liga 1 de fútbol desde 1994 en Trocadero, cerca a la Torre Eiffel, pero ultras y vándalos protagonizaron una batalla campal con las fuerzas del orden que dejó 30 heridos y 20 detenidos. Piden la renuncia del ministro del Interior por imprevisión.

La ceremonia de entrega de la ansiada copa a los jugadores del Paris Saint-Germain (PSG), campeones de la Liga 1 de fútbol de Francia, duró escasamente cinco minutos. No hubo discursos ni imposición de medallas. Los futbolistas del club capitalino partieron rápidamente. Numerosos hinchas no lograron verlos ni siquiera en las pantallas gigantes que se habían instalado en la plaza de Trocadero.

La razón para acelear los festejos no fue la afluencia de aficionados, ya que el emblemático lugar en el corazón de París, muy cerca de la Torre Eiffel, albergaba este lunes un número relativamente modesto de personas (entre 10.000 y 15.000), sino la tensión que reinaba cuando llegaron los hinchas ultra del PSG lanzando bengalas, estallando petardos y entonando estribillos contra el rival histórico del club, el Olympique de Marsella (OM).

Los organizadores, visiblemente desbordados, decidieron interrumpir la celebración. Un desfile previsto por el río Sena de los miembros del equipo fue cancelado. Tras la partida de los jugadores, pequeños grupos de vándalos comenzaron a provocar a las fuerzas del orden.

Los fuegos artificiales dieron paso poco a poco a los gases lacrimógenos y a las granadas ensordecedoras. Botellas vacías y barreras de seguridad comenzaron a ser lanzados como proyectiles. Los vándalos saquearon almacenes, quebraron vitrinas, atacaron dos buses de turismo y destrozaron mobiliario urbano. Algunos llegaron incluso a los Campos Elíseos, a varios centenares de metros, obligando a los comerciantes a cerrar sus negocios, entre otros, el famoso restaurante Fouquet’s.

Piden la renuncia de Valls

El balance de los disturbios es de 30 heridos, entre ellos tres policías, y dos decenas de detenidos. El responsable de la seguridad de la capital, el prefecto de policía de París Bernard Boucault, denunció “comportamientos de una gran violencia” a manos de “varios centenares, incluso varios miles de vándalos”. Dos sindicatos de policía afirmaron que las autoridades habían subestimado el evento.

Un argumento que también está utilizando la oposición de derecha, subrayando que el gobierno ha dado muestras de “amateurismo” e “inercia” frente a la situación. Claude Goasguen, alcalde del distrito XVI donde tuvieron lugar los hechos, pidió la renuncia del ministro del Interior, Manuel Valls, al que achacó haber mostrado una “grave incoherencia” frente a los hechos.

http://www.espanol.rfi.fr/francia/20130514-motines-y-vandalismo-arruinan-la-fiesta-de-los-hinchas-del-psg-en-paris

Ver en línea : el país