() ()
ESPAPRENDER
ESPAPRENDER
Espagnol tous niveaux

Portada del sitio > Entretenir son espagnol par la presse écrite et audiovisuelle > Santé > "La vida del médico es sacrificada, pero merece la pena"

"La vida del médico es sacrificada, pero merece la pena"

Martes 14 de octubre de 2008

Actualizado viernes 10/10/2008.
MANUELA ORTEGA

MADRID.- Tenía 11 años cuando le extirparon un quiste del pulmón y su vida cambió para siempre. Hasta entonces, había querido ser futbolista del Real Madrid y cura ("las dos cosas al mismo tiempo", recuerda), pero a su paso por el hospital sintió el pellizco de la cirugía y dio un cambio de rumbo. "Aquélla fue también la época en la que vi ’El Doctorcito’ de Cantinflas, y terminé por darme cuenta de que quería ser médico".

A partir de ese momento, todos los esfuerzos de Pablo se concentraron en una misma dirección. "La vida del médico es sacrificada", asegura. "Hay que estudiar mucho y trabajar duro, pero cuando eso lo tienes claro y lo asumes, todo es cuestión de codos, codos y más codos".

Pablo Morato trabaja como cirujano pediátrico en el Hospital Niño Jesús de Madrid, un centro infantil en el que se siente como en casa. "Es un hospital pequeño, en el que todos nos conocemos y donde los residentes de primer año dicen que el edificio huele a Nenuco", cuenta sonriente.

De sus seis años de facultad en la Universidad de Navarra echa de menos a los amigos y recuerda con cariño las clases prácticas de Anatomía. "Íbamos con mucha curiosidad, y al principio con un poco de repelús por el olor a formol, pero la asignatura era muy divertida".

Al terminar la carrera trabajó dos años como médico en una estación de esquí, hizo sustituciones en Atención Primaria y se preparó el examen de MIR (Médico Interno Residente). "Durante nueve meses estudié a diario y a tiempo completo los siete días de la semana, aquello sí que fue duro".

Cuando un médico planifica esta prueba, sabe que la elección de una especialidad u otra dependerá de la nota que consiga. "Yo tenía claro lo que no quería, y eso era Medicina Clínica; aposté por la cirugía y lo conseguí".

Pablo es un apasionado de su trabajo y disfruta de lleno en el trato con los niños. "Toleran mejor el dolor, y cuando no lo tienen da gusto verles felices y jugar". Si alguna vez se topa con una serie de médicos en televisión, aguanta el tirón y la observa con ojo crítico: "Son programas que aumentan el número de vocaciones, y eso se agradece ahora que hacen falta médicos en nuestro país".

Consejos para iniciarse en la Medicina

Si quieres estudiar esta carrera debes ser bien consciente del esfuerzo que requiere: seis años de facultad, un examen de MIR que supone el 75% de la nota final y entre cuatro y cinco años de preparación en un hospital trabajando como Médico Interno Residente.

Para iniciarte antes de entrar en la Universidad, puedes apuntarte a Cruz Roja o a una ONG, donde irás adquiriendo la madurez necesaria para tratar con problemas de salud.

De qué me sirve estudiar...

Antes de entrar en la universidad es difícil entrar en contacto con la profesión médica, pues se trata de una actividad muy cualificada. Sin embargo, las asignaturas de Química y Biología que se cursan en el Bachillerato de Ciencias de la Salud constituyen un pilar fundamental para acercarse al conocimiento del cuerpo humano.

Según Pablo Morató, la época del instituto también es un buen momento para iniciarse por cuenta propia en el estudio de la Anatomía, una asignatura que a él le gusta especialmente. "Los años de estudio en Medicina no sirven para hacer currículo en ninguna otra profesión", advierte, de forma que cuando empiezas la carrera conviene que tengas claro que quieres llegar hasta el final.

"Ésta es una buena época para nuestra profesión, hay pocos médicos en paro y hacen falta más". Generalmente, las notas de acceso a la carrera de Medicina en las universidades españolas superan el 8, lo que anima a los más competitivos, pero disuade también a otros muchos.

Si la nota de Selectividad no te alcanza, o si prefieres estar menos años estudiando, puedes decantarte por otros estudios sanitarios con buenas salidas profesionales, como la Fisioterapia, la Odontología, la Podología, la Logopedia y la Óptica. Ten en cuenta que se trata de carreras con más asignaturas teóricas y menos prácticas.

http://aula.elmundo.es/noticia.cfm?idTipoPortada=3&general=1&idComunidad=&idPortada=290&idNoticia=6407